Terapia de Validación

TERAPIA DE VALIDACIÓN, otra herramienta para el Terapeuta Ocupacional. [Caso práctico]

Qué es la Terapia de Validación?

La Terapia de Validación es un tipo de herramienta muy útil y necesaria para el trato con personas que presentan demencias graves. Un perfil de paciente donde a menudo cuesta saber cómo llegar hasta ellos, y es algo crucial para que el plan terapéutico sea lo más eficaz posible. Os presento qué es y como podemos aplicarla en nuestro día a día.

La terapia de validación, o validación a secas como la denominamos usualmente, es una herramienta muy útil y necesaria para el trato con personas que presentan demencias. Fué impulsada por Naomi Feil, directora ejecutiva del Validation Training Institute, es gerontóloga y desarrollo este método entre los años 1963-1980.

En mi día a día me encuentro con casos de personas que presentan demencias muy graves con las que a menudo no sabemos tratar o cómo llegar a ellos, ya sea porque su capacidad para comunicar esté afectada o porque no somos capaces de entenderlos. Esto hace que para nosotros se complicado entenderlos y saber cuáles son sus necesidades.

Como a todos nos ha pasado en algún momento por las circunstancias y sin quererlo, en ocasiones realizamos tratamientos y actividades en grupo en las que personas que presentan este perfil de demencia no encajan, no pueden seguir la actividad o no pueden participar. Es de vital importancia al realizar actividades de grupo, tener en cuenta el tipo de actividad y el perfil de personas ya que actividades que requieran un cierto nivel de capacidades cognitivas o psicomotoras habrá personas con demencias graves que no podrán seguir. Esto las puede llegar a frustrar o alterar, y a su vez desmotivar al resto del grupo. Todo ello llevará a que no se logren conseguir los objetivos marcados para la actividad hacia las personas.
Hay que tener en cuenta que los participantes debe tener un parecido nivel de fortalezas, capacidades, GDS…para que todos puedan seguir la exigencia de la actividad y cumplir con los objetivos marcados. Si tenemos en el grupo personas que presenten esos grados de demencia aguda necesitaran otro tipos de sesiones y tratamientos más individuales según el tipo de tratamiento que queramos desarrollar.

Aquí está el quid de la cuestión, cómo hacemos para conectar los pacientes con demencias tan graves? Y que ellos conecten consigo mismos y con el mundo que les rodea? Una herramienta muy útil y que nos ayudará a acercarnos a ellos es, como decimos, La Validación.

Qué técnicas tenemos en La Validación?

Esta herramienta consiste en llevar a cabo con la persona diferentes técnicas para conseguir el objetivo marcado arriba, algunos ejemplos son:

Escucha activa

Un ejemplo de ello serio escucharlos, dejar que se expresen, mirarlos, acompañarlos, compartir tiempo y lugar. Y con escuchar no sólo me refiero al lenguaje verbal sino también al no verbal. Es vital para poder tener una comunicación.

Empatía

A la hora de tener trato con la persona es importante ponernos en su lugar, su situación, sus sentimientos. Sólo desde su piel podremos interactuar con ellos.

Evitar la infantilización

Seguramente tu paciente tendrá una edad más elevada que la tuya, y aunque presenten demencias graves debemos respetar su persona, integridad y tratarlos como adultos, ya que eso es lo que son, adultos con una enfermedad, y no niños.

Aceptar la conducta de la persona tal y como es

Cuando muestren comportamientos extraños que no comprendemos, entender y saber que están intentando expresar. A lo mejor están enfadados, incómodos, emocionados por algo, si no intentamos comprenderlos, no podremos llegar a ellos. Ellos también sienten y se comunican, pero a su manera y como pueden. Por eso la importancia de la escucha activa que comentábamos en un punto anterior, para saber que les puede pasar o qué demandan en ese momento.

Reconocer y validar los sentimientos de la persona

Contribuye a que la persona se exprese, confíe en nosotros, se sienta bien y disminuya su ansiedad. El ignorar sus sentimientos les produce ansiedad, ya que no hacemos caso a sus demandas como persona.

Estas pautas  nos ayudarán a tratar a la persona com un ser único, daremos espacio a su individualidad, sentimientos, emociones, y libertad de expresión. Gracias a esta actitud  nos será más fácil entender a la persona, ya que veremos qué sentimientos y emociones expresan, y eso nos dará mucha información. Por consiguiente la persona confiará en nosotros i reducirá su nivel de ansiedad.

Os dejo un breve video de la creadora de esta herramienta, la alemana Naomi Feil:

CASO PRÁCTICO

Actualmente, tengo una caso de una señora de 88 años con demencia persistente inducida por el alcohol que apenas se comunica, presenta deterioro cognitivo, lenguaje y comunicación afectados, y es dependiente total en todas las AVD. En la sesión de hoy, me centro en escuchar a María, acompañarla, dejo tiempo a que se exprese…a su manera. Hay contacto físico (también respetar si no le gusta, en este caso si le gusta) y de fondo he puesto un hilo musical de piano que le encantaba escuchar en casa. Es muy importante conocer a la persona y con esto quiero decir su historia de vida, su pasado, porque con esta información podremos conocer un poco más a la persona y entenderla ya que cada uno tiene su historia, un pasado y un presente… y esto nos ayudará a acercarnos más a ella. Gracias a su historia he podido saber que le gusta la música, el contacto, la tranquilidad y que no le gustan los entornos en los que hay mucho ruido o ajetreo. Con esa información, aprovecho la sala de fisioterapia donde ahora no hay nadie y es un ambiente tranquilo para poder estar con ella a solas, y así crear ese ambiente que a ella le gusta para facilitar su expresión y su comunicación.

Durante mi carrera profesional he tratado a personas que han presentado demencias graves y gracias a ello he podido aprender que hay que tener esa empatía, al tratar con ellas, darles  tiempo a que se expresen a su ritmo y para nada debemos ir con prisas, todo lo contrario hay que ofrecer un tiempo a la persona.

Habrá momentos que no quieran expresarse ni comunicarse, habrá días que estarán en una actitud más agitada, en otros más tranquila, hay que respetar todo esto. Por qué? Porque detrás de cada actitud hay una expresión, unos sentimientos de algo, un porqué la persona está así, una explicación subyacente. Como nos pasa a todos. Mostrando esta actitud frente a ellos, damos libertad a que la persona se exprese, nosotros la entendamos y conectemos más fácilmente con ella y ella con nosotros.

Todos nos expresamos de una forma u otra y personas que presentan demencias graves también lo hacen, les es más complicado, sí, pero nosotros debemos ser ese puente que les ayude a hacerlo, descifrar esa información. Por eso la importancia de estar atentos, mantener una escucha activa, empatía y tiempo para ver y entender.

A mi me fue de utilidad leerme el libro de Naomi Feil, que como comentaba fue la precursora de esta técnica. El libro es de fácil lectura, muy didáctico y te llevará a entender el por qué es tan necesaria usar esta técnica siempre que el día a día de nuestro trabajo nos lo permita.

Terapia de Validación

CONCLUSIÓN

Esta herramienta, técnica, se puede acompañar como bien he dicho de música, fotos,  y objetos personales de la persona. Dependiendo de cada persona y la situación en la que se encuentre, utilizarás alguna herramienta más o simplemente no utilizarás nada, solo estaréis la persona y tú, a veces no hace falta nada más. Ya que no hace falta ningún recurso material para llevar a cabo esta gran herramienta o técnica.
Es aplicable a todo tipo de edades y pero sobretodo como he ido comentando a lo largo del artículo es más necesaria aplicarla en personas que presentan demencias graves por su dificultad para interactuar con el mundo.

También quiero usar este artículo para presentar el gran dilema que tenemos presente en muchos centros de terapia, y es el TIEMPO vs TRATAMIENTO.
Para tratar con personas que tienen una patología o demencias…necesitas tiempo, sobretodo si quieres hacer un buen trabajo y llevar a cabo un buen tratamiento con la persona. Eso nos lleva a un modelo de trabajo que últimamente está siendo mencionado en muchos lugares y que comparto plenamente pues está muy presente en mi forma de trabajo, es la ATENCIÓN CENTRADA EN LA PERSONA (ACP) que desarrollaré en un artículo posterior, pero dejo una pregunta en el aire…

¿Están preparados los centros que se dedican a tratar con personas, como las residencias, centros sociosanitarios, hospitales, centros de salud mental, escuelas para trabajar con el modelo a ACP?

[Total: 0   Promedio: 0/5]

INFORMACIÓN DE RELEVANCIA
Esta web participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU

Deja un comentario