Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)

TDAH en Terapia Ocupacional, ¿cómo tratarlo?

¿Qué es el TDAH?

De sus siglas Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) se trata de un trastorno de origen neurobiológico que se inicia en la edad infantil antes de los 7 años y que persiste en la edad adulta.

¿Qué síntomas tiene el TDAH?

Ante situaciones cotidianas se puede identificar por presentar el niño varios de estos síntomas:

  • Faltas de atención
  • Hiperactividad
  • Impulsividad
  • Conductas “agresivas”
  • Baja autoestima y frustración
  • Dificultades a nivel sensorial y propioceptivo
  • Hipersensibilidad
  • Dificultad de procesar estímulos y de crear una respuesta adecuada a ellos

¿Cómo afecta al comportamiento del niño?

Las afectaciones que produce pueden ser tanto a nivel sensorial, propioceptivo como motor:

  • Falta de coordinación y planificación motora
  • Dificultades en el equilibrio y la consciencia corporal
  • Dificultades en coordinación bilateral y óculo-motriz,
  • Problemas de percepción táctil y auditiva
  • Problemas con el sueño
  • Hiperactividad
  • Autoritarismo
  • Baja tolerancia a la frustración y baja autoestima
  • Arrebatos emocionales y alteraciones en las destrezas de gestión emocional
  • Incapacidad ante actividades de riesgo de prever sus consecuencias

Todas estas afectaciones y/o dificultades provocan que el niño tenga problemas en el desempeño de las actividades de la vida diaria, a nivel personal, social y escolar. Presentan dificultades en saber actuar conforme a las demandas del entorno, con falta de habilidades sociales y de comunicación.

¿Cuál es el papel de la Terapia Ocupacional en el TDAH?

La terapia ocupacional tiene un papel muy importante en este campo, ya que estos niños tienen su autonomía afectada tanto en su vida diaria, como en el colegio, en casa, o con los amigos… Respecto a las actividades de la vida diaria pueden tener dificultades en el vestido, la higiene, en llevar a cabo una rutina diaria, en la conducta y el cumplimiento de las normativas en casa, en el deporte, en el juego y en la relación con los otros niños.

Nuestra función como terapeutas es analizar y evaluar cada caso en su entorno familiar y en base a los resultados crear un programa para que el niño sea lo más autónomo posible y sepa actuar conforme a las demandas del entorno con éxito.

Factores básicos en la intervención terapéutica

Hay 3 factores muy importante en la intervención de niños con TDAH:

  • La familia: Debe reforzar todas las conductas positivas que realice el niño para premiar ese comportamiento adecuado.
  • La edad evolutiva del niño: Tratar al niño dependiendo de la edad evolutiva y no de la edad fisiológica ya que si exigimos más de lo que puede dar el niño en ese momento solo conseguiremos por parte de él frustración y desmotivación.
  • Rehabilitación: Muy importante que durante la rehabilitación del niño formen parte de ésta también su entorno, tanto profesores como la familia, y que todos vayan en la misma línea, con las pautas y estrategias elaboradas en el plan de intervención terapéutico.

Pautas en el TRATAMIENTO

Terapia Ocupacional en el TDAH

A continuación expongo una serie de pautas en el tratamiento del niño con TDAH a través de la terapia ocupacional. El mejor tratamiento será aquel que se adapte a cada niño de manera personalizada una vez el terapeuta pueda valorarlo, ya que dependiendo de la personalidad y mecanismos de relación del niño con el entorno se pondrá más el foco en una técnica u otra, de ahí de la importancia de que sea el terapeuta ocupacional el que guíe a los padres, familia y entorno:

Establecer hábitos y rutinas

Los hábitos y rutinas hacen que el niño tenga una estructura de vida y una guía para su día a día. Para facilitar el entrenamiento en eso, es de gran utilidad elaborar carteles con las actividades y horarios, y colocarlos en lugares visibles para el niño y los padres. Desarrollar las actividades del horario en pasos y con dibujos a veces es más gráfico y fácil para el niño. Para el colegio se recomienda hacer uso de una agenda para que no se le olvide nada el niño.

Técnica de economía de fichas o sistema de puntos

Es una técnica basada en el condicionamiento operante que se utiliza para promover y reforzar conductas deseables en el niño. Se realiza una ficha donde anotamos puntos en cada una de las conducta que hemos apuntado, y cada vez que el niño gane puntos y se llegue a una cantidad acordada, pueda canjearlos por un premio pactado previamente. Ésta técnica trata de conseguir en el niño que genere una serie de conductas positivas y las integre como hábito.

Crear carteles de normas

Ayuda a que el niño tenga unos límites, una referencia de qué puede y qué no puede hacer. Esto le ayuda a gestionar sus deseos y tolerar la frustración con el tiempo. Esa tolerancia, con el tiempo, le ayuda a manejar la ansiedad y agresividad en el caso de que la tenga. Las normas deben ser muy claras y específicas, y debe contemplarse las consecuencias de su cumplimiento y su incumplimiento.

Dar refuerzos positivos y negativos

Ayuda al niño a incrementar la repetición de buenas conductas. El refuerzo positivo busca que una recompensa o premio cada vez que realiza una buena conducta, instaure en el niño un comportamiento similar en el futuro, y al contrario, el refuerzo negativo sería quitar algo que le gusta al niño con la intención de incrementar otra respuesta en el niño en el futuro ante una situación semejante. Un ejemplo de ellos sería: “Si te vas pronto a dormir, mañana podrás ver los dibujos”.
Para eliminar conductas también se utilizan los castigos; están los positivos o los negativos: Los positivos son ponerle por ejemplo una  tarea que no le gusta como consecuencia de una mala conducta. Ejemplo: Por no haber recogido tu habitación tendrás que recoger la mesa durante 2 días. Y también están los castigos negativos, que consisten en quitarle algo que les gusta si no realiza la conducta esperada. Un ejemplo sería, ante una rabieta o lloro injustificado, retirarle la atención, evitar mirarle, hablarle mientras dure esa actitud.

Educación Positiva

Los padres deben estar comprometidos y ser consecuentes con la educación de su hijo. Deben ir a una, en la misma línea los dos, tener en cuenta los esfuerzos del niño y reforzar, establecer objetivos alcanzables claros y concisos. Desarrollar al niño las actividades paso a paso. Dar ejemplo al niño con buenas conductas por parte de los padres y tener muy presente permitir al niño volver a repetir las acciones si se equivoca, tener paciencia y darles la posibilidad de aprender. De este modo se le proporciona al niño tranquilidad e iniciativa, y ánimo para tomar decisiones aunque están lo puedan llevar a equivocarse. Y ante todo, tener en cuenta que estamos delante de un problema médico y no de situaciones de desobediencia.

Pautas para el juego

Dependiendo de la edad del niño con TDAH se utilizarán unos juguetes u otros para así facilitar el desarrollo de las capacidades del niño. Es importante tener en cuenta la edad evolutiva y no la edad cronológica como ya comentamos.

  • Hasta los tres años: Juegos motores, de manipulación o sensoriales. Estimulan el desarrollo madurativo.
  • De 3 a 6 años: A esta edad les estimulan juegos que se puedan mover y manipular con más precisión: En el parque los columpios, el baile, bloques de construcción, puzzles, colorear, plastilina, muñecas, coches, instrumentos, ropa para disfrazarse..
  • De 6 a 9 años: Los juegos se van haciendo más reglados y sociales poco a poco. Imitación de personajes, disfraces, muñecos, bicicletas, juegos deportivos, juegos de mesa y/o juegos competitivos.
  • De 11-12 años: Juegos más complejos que requieren más habilidades físicas e intelectuales. De gran interés para el niño y sus amigos como la videoconsola, ir al cine, deportes, juegos de ordenador y tablets con la supervisión de un adulto.

Fomentar habilidades sociales

Enseñar al niño habilidades sociales con normas, límites y técnicas de comunicación. El terapeuta ocupacional entrena éstas habilidades a través de la realización de actividades lúdicas. Son habilidades que aquí sí deben ser construidas a partir de la personalidad de cada niño para encontrar la más efectiva.

Facilitar el equilibrio de las destrezas sensoriales-perceptuales y de integración sensorial

El terapeuta ocupacional está formado específicamente en ésta área para dar tratamiento y pautas a los padres. A través de actividades y/o ejercicios trabajamos estos componentes. No dudéis en dejarme un comentario si necesitáis algún ejemplo según la edad y carácter del niño.

Facilitar el control corporal, el componente psicomotor y la relajación

El terapeuta Ocupacional utiliza técnicas de entrenamiento para trabajar estos componentes, como la psicomotricidad, la relajación, conocimiento de su propio cuerpo y técnicas de respiración. Son técnicas que realizan in-situ con el niño con una regularidad establecida para conseguir la interiorización y la memoria corporal.

Para terminar comentar que éstas pautas de tratamiento de TDAH que dejo escritas aquí, son una guía orientativa. Es el Terapeuta Ocupacional el que tendrá que evaluar al niño y su entorno, y es el que decidirá junto a los padres qué intervención es más adecuada según los factores ambientales y específicos de cada niño.

Si crees que puedes necesitar de mi ayuda como terapeuta ocupacional no dudes en contactarme.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

5 comentarios en “TDAH en Terapia Ocupacional, ¿cómo tratarlo?”

  1. Me ha sido de gran ayuda el articulo. Mi hijo tiene TDAH diagnosticado desde hace unos meses y aun ando algo perdida. Se agradecen articulos asi de completos donde la Terapia ocupacional puede ayudar a que mi hijo sea mas autonomo y yo sepa como entenderlo mejor.

    Responder
  2. feliz dia soy terapeuta ocupacional quisiera conocer mas herramientas de trabajo para poder lograr con mayor efectividad el mejor desempeño ocupacional del niño en aula muchas gracias felicidades por su pagina

    Responder
  3. Hola, soy terapeuta ocupacional y tengo el caso de un chico de 7 años con hiperactividad, quisiera saber más acerca del equilibrio dentro de las destrezas sensoriales, perceptuales y de integracion sensorial, para saber abordar el plan de intervención acorde a su edad y necesidades. Gracias 🙂

    Responder
    • Hola Camila,

      Intento responder a tu comentario.
      En el TDAH, la dificultad no solo se reduce a la hiperactividad del niño, también hay que fijarse por ejemplo en la dificultad en prestar atención, que podría estar provocada por afectaciones motoras a nivel vestibular o por dificultades en el procesamiento sensorial.
      El sistema vestibular y el propioceptivo, que nos ayudan a mantener constantemente el equilibrio y la información del movimiento, en ocasiones está afectado. Un estudio reciente ha confirmado que existe en niños una relación entre las alteraciones del oído interno y el trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) por que es un punto que no debemos descuidar al hacer nuestra valoración inicial.

      Nuestro plan de tratamiento como terapeutas es trabajar todas aquellas afectaciones que afectan su día a día y su autonomía.
      Trabajaremos el área motora, el sistema vestibular y el área sensoperceptual a través de ejercicios y juegos que impliquen trabajar estos componentes psicomotores (equilibrio, cambio de peso de una extremidad a otra,…).

      Un ejemplo de ello sería jugar con diferentes materiales como globos, pelotas, hacer circuitos o pruebas, de este modo trabajamos la parte psicomotriz como el equilibrio, orientación, destreza, cambios de peso…que impliquen al equilibrio.

      Muchos niños con TDAH tienen problemas para integrar la información vestibular. La estimulación sensorial nos ayuda a integrar mejor la información, a mejorar la percepción, el área más sensorial, la orientación de su cuerpo respecto el entorno, la conciencia de su yo y su relación con el mundo y los demás.

      A la hora de trabajar la estimulación sensorial es bueno trabajar en un entorno tranquilo sin muchos estímulos externos para lograr la atención del niño y no su excitación. Para la sesión escogería materiales de texturas, olores, sonidos diferentes, para trabajar todo el tema sensorial. Y muy importante: siempre trabajarlo desde la tolerancia del niño es decir, graduando la actividad en relación a su capacidad e integración de la información y siempre evitando la excitación, y escogiendo materiales adecuados.

      Espero te haya sido de ayuda.

      Responder
      • Hola, en el mismo caso de afectación del componente sensorial-perceptual en una adolescente de 15 años, como se trabajaría eso ? ejemplos porfavor.

        Responder

Deja un comentario